Bacalar


Situado 38 km al noroeste de Chetumal, este pueblo reúne distintas cualidades que lo vuelven único y por las que ahora aspira a ser designado Pueblo Mágico por la Secretaria de Turismo federal.

Tiene una historia mucho mayor de lo que aparenta. Fue fundado en el año 435 D.C. Como el pueblo maya de Siyancaan Bakhalal. Tras la feroz guerra de conquista en la península de Yucatán, don Gaspar Pacheco lo refundó como la Villa de Salamanca de Bacalar en 1544. A lo largo del virreinato, vivió siempre bajo la amenaza de los piratas ingleses, quienes llegaron a arrasarlo en 1652. Más tarde, fue uno de los principales escenarios de la Guerra de Castas: en 1848 cayó en manos de los mayas rebeldes; al año siguiente lo recuperó el gobierno criollo de Yucatán. En 1858 los mayas cruzoob lo volvieron a conquistar, y esta vez dieron muerte a todos sus habitantes. Los rebeldes lo mantuvieron en su poder hasta 1901, cuando las fuerzas del gobierno federal lo ocuparon definitivamente.

Aunque a lo largo del siglo XX creció en tamaño y población, Bacalar sigue teniendo una muy agradable atmósfera pueblerina. Su parte más antigua tiene un trazo reticular y se extiende entre la carretera federal 307 y la laguna. En esta área se localizan el Fuerte de San Felipe y una ancha plaza a sus espaldas. Una cuadra más hacia el poniente está la Iglesia de San Joaquín, edificada a mediados del siglo XVI, si bien conserva poco de su riqueza original.

Cenote Azul:

Unos 4 km al sur del centro de Bacalar se localiza este bellísimo cenote. Se puede llegar a él por la costera Bacalar o por la carretera 307. Tiene unos 100 metros de diámetro, aproximadamente, y está rodeado de una espesa, aunque engañosa vegetación, porque en realidad la laguna de Bacalar comienza unos cuantos metros más allá, sobre su costado oriente.

Su nombre es muy adecuado; su color es azul oscuro debido a su gran profundidad, que supera los 90 metros. El sitio, a pesar de ser peligroso, es un imán para los amantes del buceo.

Parque ecoturístico Uchben Kah (Pedro Santos):

Desde Chacchoben hay que regresar a la carretera federal 307. En el entronque se dobla al noreste (izquierda) para llegar, 3 km más adelante, al poblado de Pedro Santos. Ahí se encuentra este nuevo Parque Ecoturístico que opera desde mediados de 2006. El parque abarca 90 hectáreas de la ribera norte de la laguna de Bacalar.