Chetumal


Su ubicación geográfica en el centro de la región y junto a la desembocadura del fronterizo río Hondo, es inmejorable, además, Chetumal cuenta con todos los servicios de una ciudad grande, y muy pronto el aeropuerto y algunas de las vialidades que se encuentran ahora en ampliación, vendrán a confirmarlo.

Pero aparte de sus ventajas estratégicas, Chetumal es una ciudad con una personalidad muy propia: moderna, risueña y relajada.

Los rincones dignos de una visita, son muchos más de lo que podría pensarse: desde sus variados monumentos Art Decó, hasta sus museos y su espléndido malecón.

Por el poniente, la ciudad y la Bahía de Chetumal reciben a los visitantes con esta agradable explanada dotada de jardines y bancas. En su centro se levanta una gran escultura llamada “Renacimiento”, que recuerda la terrible furia del huracán Janet. El 27 de septiembre de 1955 este meteoro azotó con tal fuerza que prácticamente destruyó la ciudad y causó la muerte de unos ochocientos de sus ocho mil habitantes.

A un costado del parque se encuentra un gran centro comercial y la nueva marina de Villas Manatí. Unos metros al oriente también se ubica el Palacio de Justicia, sede del poder judicial estatal.

Al oriente del Palacio de Justicia, sobre el Boulevard Bahía, se llega al cruce de la avenida Héroes, donde se levanta el Palacio de Gobierno, sede del poder ejecutivo del estado, edificado entre 1936 y 1955. Casi enfrente, en medio de una zona arbolada, se abre esta explanada con un monumento a la bandera y una enorme asta. El monumento es un enorme obelisco con un reloj en cada uno de sus cuatro lados. A sus pies, un par de águilas doradas flanquean un pedestal sobre el que se levanta una escultura alusiva a la defensa de la patria. El combativo conjunto es una clara expresión del año en que fue erigido, 1943, durante la Segunda Guerra Mundial y aún bajo el predominio estilístico Art Decó.

Al oriente del obelisco, frente al cruce del Boulevard Bahía y la calle 16 de Septiembre, surge de la bahía uno zócalo cónico sobre el que se levanta el Monumento al Pescador.

En seguida, también al oriente, se encuentra el Palacio Legislativo, sede del Congreso del Estado, que puede visitarse de lunes a viernes de 9:00 a 22:00 horas .

Siguiendo su trazo hacia el oriente, a poco menos de un kilómetro se encuentra el Faro de la ciudad, erigido en 1930. A partir de ahí, los siguientes tres kilómetros del boulevard ostentan un corredor escultórico con 17 piezas de distintos artistas de gran renombre como Pedro Cervantes, José Luis Cuevas y Helen Escobedo.

Una cuadra al norte del Museo de la Ciudad, sobre la misma Avenida Héroes se ubican el Mercado Altamarino y el monumento Alegoría del Mestizaje, erigido en 1981. Detrás de ellos, en la esquina de Héroes, y Mahatma Gandhi, está otro museo que sin exhibir piezas arqueológicas de los antiguos mayas, logra una interesantísima exposición de su cultura. Sin duda es uno de los sitios de visita obligada para cualquier viajero que esté en Chetumal.

Abre de martes a jueves y domingo, de 9:00 a 19:00 horas; viernes y sábado, de 9:00 a 20:00 horas. El domingo la entrada es libre para quienes se identifiquen como residentes de Quintana Roo.