Experiencia

Ruinas

Ruinas
0

CHACCHOBEN

Tan sólo 8 km al norte de Buenavista y 65 km de Mahahual, sobre la carretera 293, rumbo a Chunhuhub y Mérida. 8 km después de este entronque se encuentra la zona arqueológica. Chacchoben nació hacia el año 200 A.C.

A lo largo del primer milenio de la era cristiana tuvo lugar un importante auge constructivo que decayó hacia el año 700. Un par de siglos después, la ciudad fue abandonada, para luego ser parcialmente repoblada en los años cercanos a la Conquista. Los restos de esta urbe cubren unas 70 hectáreas.

La exploración de este sitio inició en 1994. Al no tener ninguna referencia previa sobre el lugar se optó por darle el nombre del ejido en cuyas tierras se encuentra. En septiembre de 2002 el lugar fue abierto al público. Puede visitarse de lunes a domingo de 8:00 a 17:00.

DZIBANCHÉ

Se localiza 81 kilómetros al noroeste de la ciudad de Chetumal, capital del estado. Se accede siguiendo la carretera federal 186 Chetumal-Escárcega.

En el kilómetro 58 debe tomarse la desviación de 14 kilómetros, que conduce al poblado de Morocoy; continuar 2 kilómetros, por el camino que va hacia San Pedro Peralta y doblar a la izquierda en el punto marcado por los señalamientos.

El camino secundario pavimentado de 7 kilómetros, parte de este punto y desemboca directamente en el sitio

Al parecer, ésta , más que una ciudad maya aislada, fue una suerte de gran “zona conurbada”, puesto que hay varios grupos de grandes construcciones contemporáneas dentro de un círculo de menos de 6 km de diámetro .Como Kohunlich, Dzibanché nació hacia el año 200 a.C.

Unos cuatro o cinco siglos después, inició su gran despegue urbano y social que llegaría a su apogeo en el periodo Clásico Mesoamericano. A partir del siglo XI, esta ciudad quedó abandonada.

Ambas zonas tienen un horario de visita de 8:00 a 17:00 horas.

KINICHNÁ

Se localiza 81 kilómetros al noroeste de la ciudad de Chetumal, capital del estado. Se accede siguiendo la carretera federal 186 Chetumal-Escárcega.

En el kilómetro 58 debe tomarse la desviación de 14 kilómetros, que conduce al poblado de Morocoy; continuar 2 kilómetros, por el camino que va hacia San Pedro Peralta y doblar a la izquierda en el punto marcado por los señalamientos.

Una vez que se ubique el sitio Dzibanche, Kinichná se encuentra a 2 kilómetros de distancia.

Kinichná, recibió su nombre del arqueólogo Thomas Gann a partir de un elemento en estuco con la representación del glifo kin (sol o día), que se conserva en la parte posterior de la gran Acrópolis.

Este conjunto se encuentra 2 kilómetros al norte del principal y se distingue por una acrópolis monumental de tres niveles y diversos templos distribuidos con el arreglo tripartita característico de la arquitectura del Clásico temprano.

A la fecha han sido explorados los templos de tres niveles, y más recientemente fue intervenido el basamento del primer nivel. Aunque se detectaron algunos saqueos antiguos, en el interior de estos edificios se recuperaron importantes ofrendas y entierros que documentan la importancia simbólica y ritual de este complejo arquitectónico.

La acrópolis de Kinichná se complementa con una serie de edificios bajos alrededor de una plaza, que posiblemente funcionaron como plataformas para templos menores, o bien como edificios de función habitacional.

Este templo conserva en su exterior restos de frisos hechos con estuco que ostentan motivos solares. Ahí fue donde se encontraron importantes ofrendas con objetos de jade.

El lugar es también espectacular. La arboleda que lo cubre contribuye a acentuar este efecto.

Abierto de lunes a domingo de 8:00 a 17:00 horas a un costo de 42 pesos

KOHUNLICH

Kohunlich se localiza a 69 kilómetros al oeste de la ciudad de Chetumal, capital del Estado de Quintana Roo. Se llega a través de la carretera federal 186 Chetumal-Escárcega, y en el kilómetro 60 –que corresponde al poblado de Francisco Villa-, debe tomarse la desviación de 9 kilómetros que conduce directamente a la zona, por una carretera pavimentada.

Es una fascinante zona arqueológica tanto por su historia como por su valor estético y la belleza natural que la enmarca. Se estima que nació como un caserío hacia el año 200 a.C.

Al paso de los siglos ganó poder y creció en dimensiones. La ciudad siguió creciendo durante el periodo Postclásico, pero hacia el año 1200 d.C. Sobrevino un colapso aún no bien explicado, y Kohunlich quedó prácticamente deshabitada. Aunque se sabía de su existencia desde hace muchos años, fue hasta 1992 cuando iniciaron las excavaciones y los trabajos de rescate que permitieron su apertura al público en 1994. Para llegar al lugar hay que salir de Chetumal y tomar la carretera federal 186. A 57 km de la capital del estado y 150 km de Mahahual se encuentra este lugar que abre todos los días de 8:00 a 17:00 horas. De Lunes a Sábado de 8:00 am a 5:00 pm. Costo: $55.00 pesos.

OXTANKAH

Se encuentra 16 kilómetros al norte de Chetumal. Para llegar al sitio se toma la vía Chetumal-Calderitas y desde ese poblado se continúa por la carretera de asfalto que bordea la bahía; 4.5 kilómetros al norte se encuentra el señalamiento que marca el acceso a la zona.

Oxtankah es el nombre dado en 1937 por el arqueólogo Alberto Escalona Ramos a un extenso asentamiento prehispánico ubicado al norte de la ciudad de Chetumal.

Recibió esta denominación a partir de la gran cantidad de árboles de ramón (ox en maya) que rodean al sitio, ya que el nombre original del asentamiento se desconoce.

Se trata del sitio prehispánico más grande e importante de la bahía de Chetumal; tiene una muy larga secuencia constructiva y algunos investigadores consideran que corresponde a la antigua Chactemal de las fuentes históricas.

Después de este momento la ciudad es abandonada, los antiguos habitantes ya no residieron permanente en ella y regresaban exclusivamente para llevar a cabo ceremonias rituales.

Uno de los materiales arqueológicos en los que se apoya la investigación, son los fragmentos de cerámica que fueron desechados durante la vida cotidiana de los habitantes de la ciudad y que se encuentran en el interior de los suelos sobre los que vivieron.

La cantidad de fragmentos de cerámica obtenida, refleja un mayor grado de actividad durante el Preclásico Tardío, Clásico Temprano y Clásico Tardío.

Abierto de lunes a sábado de 8:00 a 17:00 horas, a un costo de 42 pesos.